Colonias de Semana Santa 2014 (2)

Siguen las colonias en la casa de santa Maria de Meià. Siguen los juegos, las risas, las comidas, las actividades.

Durante éstos últimos días el tiempo ha vuelto a acompañar y ha permitido poder disfrutar al máximo de la casa y sus alrededores. Éste año hemos vuelto a tierras de secano. La casa se encuentra en un país que vive sobretodo de la agricultura de la fruta y del trigo. Se encuentra en la comarca más extensa de Catalunya, pero en todo el territorio solamente viven poco más de 38.000 personas. Eso son casi 7 veces menos gente que en nuestra ciudad con una extensión muy superior. La densidad de población de la Noguera es de 23 habitantes por kilómetro cuadrado, mientras que la Hospitalet es de 20.300 habitantes por cada kilómetro cuadrado de territorio. Una diferencia notable que notarán nuestros niños y niñas durante estos días apartados de las densas y colapsadas calles del barrio.

Imatge

Un contacto con la naturaleza que les va a permitir experimentar, jugar, ensuciarse y sobretodo divertirse y aprender muchas cosas nuevas, que a veces desde las aulas y los patios no podemos enseñarles. Pocas cosas hay como unas colonias para madurar muchos conocimientos y sentimientos y poderlos compartir con los iguales. Con niños y niñas de nuestra edad que piensan, sienten y aprenden de forma muy parecida a la nuestra.

Las actividades de estos días han ido encaminadas a trabajar la Semana Santa. Dar a conocer cómo fueron los últimos días de un tal Jesús de Nazaret, de forma divertida y didáctica, con el juego como referente. Con la Semana Santa como centro de interés han podido realizar talleres, juegos y actividades de reflexión adaptadas a sus edades. Los más pequeños, por ejemplo, han podido trabajar las diferentes etapas de la vida de una persona cómo si de un camino se tratase. Han aprendido que la vida es como un camino que debemos seguir y que en cada etapa del camino las personas van cambiando, van creciendo.

Uno de los juegos que más ha gustado ha sido una ginkama, dónde tenían que ir pasando pruebas, una de las cuales consistía en encontrar unos caramelos escondidos en un recipiente lleno de harina sin usar otra parte del cuerpo que no fuese la boca, con lo que obviamente han acabado literalmente “rebozados”.

Imatge

Y durante ésta tarde han tenido la oportunidad de hacer una de las actividades más esperadas por todos, la preparación de la velada de la última noche. Sí, el fin de semana ha pasado rápido y a éstas horas ya deben estar disfrutando de una divertida y merecida velada de fin de colonias, que finalizará con una gran fiesta, música, baile y un pequeño piscolabis.

Mañana último día de aventura. Dentro de unas horas los autocares devolverán a nuestros pequeños a sus casas, lo que muchos padres celebraréis, no sin antes disfrutar de las últimas horas juntos al máximo.

Nos vemos en el próximo post!

ImatgeImatgeImatgeImatgeImatgesoImatgeloImatgeImatgeniasImatgeImatgesImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatgeImatge